Historia de Una Bicicleta

vintage 20

Cada bicicleta conlleva una historia con su dueño. Podríamos pensar que existen colores que hablan más de mujer, otros de estilo y personalidad, algunos rodados hablarían de un gusto muy extremo al rodar y seguramente la montaría un chico muy “a la moda”, o tal vez, no.

La bicicleta, es una extensión de nuestra personalidad, efectivamente, la mía encierra una historia de tiempo atrás, mi bicicleta es roja, con detalles en negro y blanco, ahora tiene un manubrio de paloma y su original freno contra pedal ha sido remplazado por uno de tijeras manual y por un piñón con cambios suaves. Roja, porque me llena de vitalidad montarla, porque me da el coraje de enfrentar los obstáculos en la ciudad; roja, porque me gusta que me vean en ella; roja, porque tiene toda una historia.

Cuando niña, para épocas navideñas, pedí una bicicleta a Santa, no tenía idea de cómo seria, pero la pedí con la ilusión de tener una bicicleta para la cual no pidiera ni permiso y que pudiese montarla a cualquier hora, la cual me permitiera ir hasta la casa de mi hermana mayor en cuestión de segundos (ella vivía dos cuadras adelante) y que los demás niños quisieran montarla, pero que solo YO tuviese el mando sobre ella. Dormí después de una intranquilidad enorme y al despertar, encontré mi bicicleta, con su color rojo increíble! Y sus llantas fuertes, no eran débiles de bici de niña, eran fuertes como para que no me derrapara en la calle cuando lloviera, sus puños eran firmes y las llantas laterales solo las use un par de días. Uno de estos por la tarde, acompañe a mi mamá a la estética cercana, y mientras a ella le peinaban, a mí me quedaban cortos los minutos para disfrutar de mi hermosa bicicleta roja en el parquesillo donde estaba la estética. Ya entrados en vueltas, me canse y fui por un delicioso frutsi congelado a la tienda, al recargarla para pagar, paso un ladronzuelo que se la llevo, rápido y más veloz que mis lágrimas rodando por mi mejilla. Regrese a la estética llorando inconsolablemente. Mi mamá trato de consolarme, sin éxito alguno. Solo pensaba en cómo era yo tan infeliz de no estar junto a mi bicicleta.

Las horas pasaron, la televisión y un poco de helado estaban haciendo lo suyo, consolándome de mi pérdida irreparable a mis 7 años, cuando timbraron a la puerta y estaba mi vecino, un señor que apenas conocía, pero que la vida me lo había puesto en mi camino para que se convirtiera en mi héroe, y eso sucedió solo dos segundos después, cuando entro por el pasillo largo de la casa vieja de mis padres con mi bicicleta en su hombro…mis ojos se abrieron del tamaño de un plato! Mi bici regresaba en hombros, literal, después de una batalla contra el hampa, ¡sí!, mi bici estaba integra, y había sido recuperada.

El vecino, había visto correr al ladrón con mi bicicleta, la cual era idéntica a la de su sobrino, y como el niño había ido a dar una vuelta a la manzana, mi vecino creyó que se la habían robado, por lo cual fue tras el ladrón de bicicletas y se la arrebato de un solo acto. Al llegar a casa, vio a su sobrino con su bicicleta, quedando los dos mirándose, creyeron que en realidad, la bicicleta no había sido robada, sino, que había ocurrido un error, sin embargo, la mamá de su sobrino le conto: la vecinita estaba muy triste porque le habían robado la bicicleta, dijo que era roja y “chance” es de ella.

Y esa fue la historia que rodea a mi bicicleta roja, hoy, más grande, alta, pero deliciosa para rodar, mi bicicleta me acompaña de paseo, al parque, al cine, a la plaza, con los amigos, y ¡hasta de farra!. Siempre me acompaña y recuerdo el sentimiento de libertad y triunfo, en cada pedaleo, consigo nuevos objetivos y desarrollo sobre mí, nuevos retos y ni que decir de esa sensación de acompañamiento, es inigualable. ¡Por eso amo a mi bici!, ¡Y mi bici me ama a mí!.

En “Oh my Bike” queremos conocer tu historia, y la de tu bici…¡compártenosla!.

Me despido deseándote una excelente semana!

Rocio Orozco

Sígueme en @RocioOrozco y Rocio Orozco en FB.

Hasta Pronto!

Anuncios

Etiquetado:, , ,

2 pensamientos en “Historia de Una Bicicleta

  1. Historia de una bicicleta | GoodBike! febrero 25, 2013 en 5:51 pm Reply

    […] Historia de una bicicleta […]

    • ohmybike marzo 10, 2013 en 5:31 am Reply

      Gracias por compartir! @ohmybike

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: